Hipotiroidismo

20080508_mgb_Hipotiroidismo_HIPOTIROIDISMO.

Normalmente la producción de hormonas tiroideas está regulada por la glándula hipófisis a través de una hormona llamada TSH, cuando la producción de ésta es insuficiente, puede darse un hipotiroidismo, localizándose en sangre niveles de TSH muy bajos. Otra razón por la que puede aparecer un hipotiroidismo es que la glándula tiroides trabaje poco generando una insuficiente cantidad de hormonas, en cuyo caso el TSH en sangre está muy elevado.

Existen dos tipos principales de hipotiroidismo:

Primario: Hipotiroidismo sin bocio, hipotiroidismo congénito, hipotiroidismo adquirido, hipotiroidismo con bocio.

Secundario: Hipotiroidismo hipofisiario.
Aún conocemos 3 tipos más: Hipotiroidismo terciario,

hipotiroidismo cuaternario, hipotiroidismo subclínico.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Las causas del hipotiroidismo son múltiples, distinguiéndose claramente entre el primario y el secundario:

Hipotiroidismo primario:

Constituye el 95% de todas las formas de hipotiroidismo. Se le llama también hipotiroidismo tiroideo, ya que su causa se debe principalmente a una insuficiencia de la propia glándula tiroidea. Puede cursar con o sin bocio.

Hipotiroidismo sin bocio:

Conocido también como hipotiroidismo tiroprivo. Se debe a una pérdida del tejido tiroideo con síntesis inadecuada de hormona tiroidea a pesar de la estimulación máxima con hormona tirotropa (TSH). Su destrucción o pérdida de funciones puede deberse a múltiples causas, como por ejemplo:

Hipotiroidismo congénito, que es de origen genético y aparece en el momento del nacimiento del bebé. Es muy importante detectarlo a tiempo o de lo contrario la criatura podrá padecer trastornos del crecimiento y anormalidades en el desarrollo del corazón, el cerebro y el aparato respiratorio. En España y Turquía existe un protocolo de diagnóstico precoz que se realiza a los neonatos, conocido como la prueba del talón que consiste en extraer del talón una muestra de sangre, con el fin de detectarlo. Aquí podemos encontrar una disgenesia tiroidea, que es una falta anatómica congénita del tejido tiroideo. Puede ser por una anormalidad durante el crecimiento embrionario, o por tiroides ectópico, es decir un desplazamiento del tiroides.

Hipotiroidismo adquirido: Aquí nos podemos encontrar con:
1.- Hipotiroidismo iatrógeno: Supone la falta de la glándula tiroides, bien por desaparición física

total o parcial de la misma, o bien por tratamientos que la inutilizan.

2.- Hipotiroidismo idiopático o primario: Es el llamado síndrome endocrino poliglandular; en la mayoría de los casos está producido por un hipotiroidismo autoinmune que bloquea el receptor

page1image22024

de la TSH. Puede estar asociado a otras enfermedades como la diabetes mellitus, anemia perniciosa, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, síndrome de Sjögren, hepatitis crónica, insuficiencia suprarrenal, gonadal o paratiroidea.

3.- Hipotiroidismo transitorio: Suele ser un hipotiroidismo de resolución espontánea, asociado a tiroiditis subaguda y post-parto tras una fase de hiperfunción.

Hipertiroidismo con bocio:

Se manifiesta con un aumento visible y palpable del tamaño de la tiroides. Pude deberse a múltiples causas:

1.- Congénito:

Dishormonogenésis: Defecto biosintético hereditario de hormonas tiroideas, lo que provocará un hipotiroidismo congénito con frecuencia asociado al cretinismo con el consiguiente retraso en el crecimiento físico y mental.

2.- Adquirido:

1.- Transmisión materna: La administración de fármacos antitiroideos, no regulados adecuadamente, durante el embarazo y que pueden producir hipotiroidismo en el feto, con aumento del TSH y bocio.

2.- Déficit de yodo dietético: Es la causa más común; ocurre en regiones del interior de los continentes, alejadas del mar.

3.- Bocio iatrógeno: Algunos fármacos pueden impedir la síntesis hormonal, alterar su absorción o aumentar su degradación metabólica.

4.- Tiroiditis de Hashimoto: Generalmente está presente en áreas sin carencia de yodo. Se trata de una tiroiditis autoinmune y es la causa más frecuente de hipotiroidismo con bocio.

5.- Efecto Wolff Chaikoff: El exceso de yodo en personas predispuestas, en particular en la etapa neonatal, puede ocasionar hipofunción tiroidea al inhibir la organificación y la síntesis de hormonas tiroideas.

6.- Enfermedades infiltrativas, como la amiloidosis, esclerodermia, sarcoidosis, hemocromatosis, leucemia, tiroiditis de Riedel e infecciones.

Hipotiroidismo secundario: También llamado hipotiroidismo hipofisiario; supone menos del 5% de todos los hipotiroidismos. Se debe a un déficit de hormona TSH, generalmente debido a un adenoma o a un tumor hipofisiario, aunque también puede deberse a una necrosis hopofisaria, post-parto o síndrome de Sheehan.

Hipotiroidismo terciario: También llamado hipotiroidismo hipotalámico; es poco frecuente y se debe a un déficit o secreción inadecuada del factor hipotalámico liberador de la tirotropina (TRH).

Hipotiroidismo cuaternario: También llamado hipotiroidismo periférico; se debe a la resistencia periférica a las hormonas tiroideas, a anticuerpos circulantes contra hormonas tiroideas.

Hipotiroidismo subclínico: Es también una clase de hipotiroidismo hipofisiario. En este caso se produce un aumento en la hormona TSH en tanto que las hormonas tiroideas e encuentran dentro de los valores normales. Puede cursar con o sin síntomas.

Síntomas más frecuentes.

Los síntomas son muy variados y se extienden a múltiples órganos; los más comunes son la pérdida de fuerza, el estreñimiento, aumento de peso, la intolerancia al frío, rigidez y contractura muscular, el síndrome del túnel carpiano y la menorragia. En la fase hipotiroidea encontraremos aminia; es decir la cara presenta un aspecto empastado (cara de payaso), tumefación en la hendidura de los ojos, inexpresividad manifiesta y aspecto bobolicón; parálisis del párpado superior (blefaroptosis), bolsas en los párpados inferiores (edema palpebral), labios gruesos, lengua más grande de lo normal (macroglosia), voz ronca, lenta, áspera y profunda; alopecia con pelo muy seco, fino y debilitado, caída del pelo en la cola de las cejas y piel engrosada en la que se marcan mucho los surcos y los pliegues.

En el aparato respiratorio, podemos observar disminución de la capacidad respiratoria, disminución del volumen pulmonar (atelectasia), derrame pleural y retención de anhídrido carbónico que puede provocar una acidosis respiratoria y conducir a un coma.

En el aparato cardiovascular, podemos observar un descenso de la frecuencia cardiaca (bradicardia), derrame pericárdico, hipertensión arterial, variación en la fuerza de contracción del corazón (inotropismo), disminución del volumen d sangre que el corazón expulsa hacia la aorta durante el periodo de contracción o sístole e insuficiencia cardíaca.

En el aparato urinario, podemos encontrar un aumento de urea, creatinina, hiponatremia, hipoalbuminemia que conduce a oliguria por retención de líquidos y edemas. Se produce una disminución del flujo sanguíneo renal con disminución de la filtración glomerular y de la reabsorción tubular.

En el sistema nervioso, podemos observar enlentecimiento de la función intelectual, psíquica y mental, trastornos del habla, pérdida de iniciativa y memoria, somnolencia y apatía; trastornos psiquiátricos que se caracterizan por psicosis paranoica y depresión, además de retraso mental. Cefaleas que pueden producirse por déficit de hormonas tiroideas o por agrandamiento de la silla turca. Disminución y enlentecimiento de los reflejos osteotendinosos; neuralgias y parestesias; pérdida o disminución del sentido del olfato (anosmia) y pérdida del sentido del gusto (ageusia); pérdida de la capacidad auditiva (hipoacusia) y como misedematoso.

En el aparato locomotor, podemos encontrar rigidez por contracturas musculares, calambres musculares, cansancio, debilidad muscular que empeora con el frío, engrosamiento muscular en pantorrillas y brazos y relajación de reflejos osteotendinosos.

En la piel, observamos una piel pálida, gruesa, escamosa, sin sudor, pastosa y fría; queratodermia palmoplantar, pigmentación en frente y pómulos (cloasma), uñas gruesas, estriadas, quebradizas y de lento crecimiento; alopecia generalizada y edemas generalizados (mixedema).

En el aparato genital, observaremos en la mujer alteraciones en la menstruación con abortos y, en el varón impotencia, disminución de la libido, alteraciones en la espermatogénesis y quistes de agua en los testículos.

En las glándulas suprarrenales, podremos observar insuficiencia suprarrenal asociada.

En el metabolismo, existe una disminución del metabolismo energético con la disminución de producción de calor, una disminución del metabolismo basal y una clara intolerancia al frío.

En los análisis de sangre, pueden aparecer anemia macrocítica por anemia perniciosa (12%), anemia microcítica por hipermenorrea en mujeres o normocítica por insuficiencia medular de enfermedad crónica y disminución del metabolismo; hipercolesterolemia, sobre todo por el aumento del LDL; disminución de la eritropoyetina, vitamina B12 y en la absorción del hierro. Elevación del CPK tanto muscular como cardíaca; concentraciones de sodio en sangre por debajo de 135 mmol/L; aumento de enzimas aminotransferasa; disminución de hormonas tiroideas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


− 6 = two

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>